Presentación del blog de Nora y Javi, un divorcio ejemplar o  “como  divorciarse y no morir en el intento”.

Querido lector o lectora:

Hoy quiero presentarte a unos amigos entrañables, Nora  y Javi.

Cuando les conocí llevaban 15 años casados y tenían dos hijos, un niño de 12 años, Alex, y una niña de 8 años, Martina. Habían sido muy felices durante su noviazgo y durante los primeros años de matrimonio, pero las cosas empezaron a no ir bien entre ellos y entraron en un proceso difícil para ambos en el que se empezaron a plantear la posibilidad de divorciarse.  Es entonces cuando acudieron a mi despacho buscando ayuda profesional, tanto en lo jurídico como en lo personal.

Los dos son muy buenas personas y no querían hacer daño a nadie, ni al otro ni a sus hijos, ni  a nadie de su entorno.

Su educación, su tipo de pensamiento y sus valores,  en un principio les encaminaba más a seguir juntos por encima de todo,  aunque eso supusiera un sacrificio personal, pero al final, tras un proceso de sesiones de mediación familiar, desarrollo personal, inteligencia emocional y de asesoramiento jurídico, comprendieron que lo mejor para todos era el divorcio, pues ambos comprendieron que todos somos merecedores de luchar por nuestra felicidad, nuestra libertad y el amor verdadero, y que a veces eso no está donde habíamos pensado que íbamos a encontrarlo.

Nora y  Javi se divorciaron de mutuo acuerdo, llegando a un acuerdo en todos los temas necesarios para su divorcio  y ahora son un caso ejemplar de padres divorciados con dos hijos, al que muchos les gustaría parecerse.

Por eso les pedí a Nora y a Javi que me “prestaran su caso” para a través de su historia e ir resolviendo las cuestiones más habituales que surgen en casos de separación y divorcio, para que su ejemplo valiera a todos los que lean lo que escribo  para ayudarles en su propio proceso.

Así que ya sabes, lector o lectora, te invito  a que sigas esta historia  y vayas conociendo las anécdotas de Nora y Javi, las dudas, problemas y  miedos con los que se encontraron y las respuestas y soluciones que les ofrecí para que te valgan para tu caso o de ayuda a quien creas que se la puedes prestar.

Para mí ha sido un placer contar con clientes como Nora y Javi a quienes les agradezco todo lo que me han dado y enseñado a lo largo de todo el tiempo que he trabajado con ellos, pues con ellos yo también he crecido y aprendido muchísimo en lo profesional y lo personal y es un verdadero orgullo y satisfacción poder compartir contigo esta experiencia.

Nuria Caballero Valentín.

Pd: Los personajes de Nora y Javi son absolutamente ficticios, por lo que ningún cliente a quien haya yo prestado mis servicios puede verse identificado, pues Nora y Javi representan para mí,  por un lado el cliente tipo, estándar, el que tiene todas las dudas, miedos y preguntas por hacer y por otro lado el cliente ideal que sabe escuchar, aceptar problemas, asumir responsabilidades y dar solución a los problemas.